Javier Castillo Seguros y Finanzas

Javier Castillo Seguros y Finanzas
Loading...

domingo, 4 de septiembre de 2016

IRONMAN DE VICHY 2016


En el vídeo se me ve bien, a ritmo, alegre y con todas las opciones... Pues bien, dos minutos después estaba parado metiendo la cadena en su sitio, avería rara en una bici con cambio electrónico... 
No subía el plato... Tenía que deberse a otra cosa, y cinco o diez minutos después ¡plof! me quedo con la biela colgando del pedal en la zapatilla... Se acababa el sueño de Kona este año en el km 80 de la bici y después de haber nadado bastante bien...
Pero aún así puedo decir que tuve suerte ya que después de andar hacia atrás unos minutos me sale de entre el público un hombre que por señas me dice que espere ahí y como no había jueces ni nada parecido por allí, me arregla la bici y puedo seguir, ya con la cabeza fuera de mi objetivo, con el cuerpo parado después de veintitantos minutos de inactividad.


Inconscientemente intento reponerme y buscar ilusiones y me dejo la piel, pero veo que conforme pasan los km y se levanta más viento lo único que pasa es que baja la media de velocidad y aumenta mi fatiga general, la barriga no me respeta hoy y parece que no va a salir nada pero decidí no caer y sobreponerme a todo, a todo el año empleado en entrenos y competiciones con este único objetivo, y viendo que todo se disipa en tan solo 3h de competición no es fácil, la cabeza te da muchas vueltas, el cuerpo te pide que lo dejes, porque somos humanos y el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional, aun así elijo esa opción, me dispongo a sufrir, a mirar la situación desde otra perspectiva. 
Cuando entramos a pensar en una clasificación para Kona a veces se nos olvida mirar donde está el suelo, y nos parece poco cualquier cosa, y hay que darle a cada una su importancia, me quiero referir a que el simple hecho de terminar una prueba IRONMAN es un éxito, y debería ser el objetivo...
Y como he dicho antes, no es fácil, saber que aún te quedan 100km sufriendo y que después tienes que acabar un maratón... Hay que tener cabeza, pero para eso hemos entrenado y para eso vivimos.
Y con ese pensamiento seguí, notaba que me faltaba gas en la bici y que estaba destrozado, pero tenía claro que quería intentar ser finisher, aún no sabía la sorpresa que me llevaría al acabar todo... 
Llego a dejar la bici y salgo a correr conforme tenía planeado, osea, sin pensar más... 
Comienzo la carrera muy bien, son 4 vueltas de 10,5km y por terrenos variados, césped, arena, asfalto, albero... Las dos primeras vueltas las hago al ritmo buscado y sin más problemas, pero en la tercera noto cómo me ha castigado la bici y sigo dándole vueltas a mi cabeza con esa pérdida de gas ¡no me lo explico!
La tercera vuelta noto las piernas en modo sobrevivir... Y me dedico a correr por placer, sin más y acabar el que va a ser mi quinto ironman, esta vez los sueños no se hicieron realidad, pero nunca dejaré de soñar, puede que sea en Kona, o en otra cosa, pero sueños siempre hay y debe haber, sino la vida puede ser muy aburrida.
Pero me han enseñado a que en la vida hay que ser agradecido y quiero agradecer a todas las personas y empresas que han confiado en mí este año, decirles que no ha salido todo lo bien que habría querido, pero que por trabajo no ha sido y por ganas tampoco, si no hubiera ganas no sacaríamos tiempo de donde no lo hay y sacrificaríamos tanto en nuestra vida por cumplir nuestros sueños. GRACIAS PORQUE DEMOSTRÁIS QUE SOIS GRANDES HACIENDO REALIDAD LOS SUEÑOS DE LA GENTE NORMAL...
@taymoy @226ers @unlimitedtrailrunning @multiopticasbaza @ociodeporte @trideporte #JCSEGUROSCATALANAOCCIDENTE #baenafitnesscenter #laboratorioibarra #ricohcopiadoraslufra #casaphilipsbaza


Por supuesto gracias a todo mi entorno, mi familia y personas especiales que han estado cada día ahí, al pie del cañón, en los buenos y en los malos momentos, tanto míos como suyos, sin todos y cada uno de vosotros y vosotras no hubiera podido.



viernes, 3 de junio de 2016

WEAR YOUR DREAMS #FIVEYEARS

Buena frase y eslogan para representar eso, el cómo ayudar a conseguir un objetivo, dando un salto de calidad y cuidando otros aspectos que normalmente no hemos cuidado, la ropa de entrenamiento o de competición. 
Y qué mejor momento para lanzar este artículo que cuando se celebra el quinto aniversario de esta marca... Momento en el que se ha sacado una nueva colección conmemorativa #FIVEYEARS

Casi siempre nos hemos preocupado del entrenamiento, empezando solos en esto y con una creencia popular, la de cuánto más se entrene mejor, cuanto más machaque más duro y fuerte me voy a hacer.
Menos mal que más a delante, cuando nos dejamos envolver por este mundo y se van complicando los objetivos, nos dejamos llevar de mano de un entrenador personal, este nos enseña a entrenar con cabeza, a comer pensando en aportar combustible de calidad al cuerpo, y otras tantas cosas...
Es en el momento que pensamos en ir más allá cuando buscamos mejoras en otros aspectos, claro está, fisioterapia regularmente, un BIKE Fitting, pruebas de esfuerzo, determinación de umbrales, etc. Y ahí entra la ropa, tan importante como cualquier otro aspecto. 
En la elección de una correcta equipación para clubes o individual, está un porcentaje de mejora en cualquiera de los deportes que se practiquen, y así queda demostrado viendo que en los últimos años se cambian continuamente los tejidos, se investiga escrupulosamente cómo reacciona cada uno a la fricción con el cuerpo, contra el viento, la expulsión de la sudoración, la termoregulación del cuerpo, etc. 
Con estos avances, a los que antes sólo tenían acceso algunos profesionales y que ahora se presentan en el mercado del corredor popular y a precios asequibles, ¿Por qué no aprovecharnos de ellos?
Personalmente y desde que empecé en esto del triatlón ha habido una marca que por coincidencia en los dos clubes que he estado, ha hecho que pueda disfrutar de cada prenda con la que he entrenado y competido, he podido comprobar la calidad de sus acabados y el como han ido avanzando en este mundo de los tejidos innovadores y mejorando año a año sus prendas, y este año tengo la tremenda fortuna de ser un embajador, embajador de TAYMORY.
Es a raíz de estar dentro de la marca cuando me he parado a investigar y a apreciar más pormenorizadamente su trabajo y de ahí me ha venido la idea de escribir este Post.

Si analizamos cada uno de los productos que ofrecen para triatlón, nos encontramos con la colección de bañadores, bóxer y bikinis con muchísimos diseños diferentes, para todos los gustos y con una calidad en los tejidos muy buena, un bañador me llega a durar año y medio, cuando he tenido otros que no llegaban a 4 meses...
Aquí se puede ver la gran cantidad de diseños diferentes y originales que podemos elegir.
http://www.taymory.com/es/taymoryshop/swim-455 con la novedad de la colección #POPEYERETRO


En la sección de ciclismo podemos encontrar: maillot, culotte, calcetines, chalecos, chaquetas, etc.
Y tengo que decir, que he usado cada uno de los modelos en estos años, desde que empezaron con la equipacion estandart de ciclismo, pasando por la estrada y ahora usando la Plutón. ¿Ventajas? Todas, primero que la calidad de los tejidos es muy buena, adaptándose cada modelo a un precio diferente y haciendo asequible el producto al deportista. Por supuesto que conforme subim,os de calidad, sube el precio, pero no tiene nada que ver la tecnología usada en uno o en otro.
Lo más nuevo y novedoso es el conjunto PLUTÓN, hecho para ir cómodo, que al fin y al cabo es la base para obtener un buen rendimiento. Aparte de cuidar la comodidad han cuidado cada panel de la prenda para que la resistencia al viento sea la mínima, detalles como la sudoración y la termorregulación, está demostrado que afecta al rendimiento...

Otra cosa que me ha gustado mucho es la cómoda badana que viene siendo costumbre en las prendas de esta marca y sobre todo el ajuste del culotte y del maillot, increíble, una segunda piel.
Aquí os dejo el enlace a las características completamente explicadas.
http://www.taymory.com/es/taymory-0?p=2564&nosto=frontpage-nosto-2
http://www.taymory.com/es/taymory-0?p=2503&nosto=frontpage-nosto-2

Después nos vamos a la colección de running y observamos la cantidad de diseños diferentes y posibilidad de personalización que tienen. Yo mismo he encargado dos pedidos personalizados de distintos tipos de calidad y el diseño se puede quedar muy bonito y conseguido.
Personalmente me encantan las camisetas de manga corta por la comodidad, porque no producen roces, secan rápido y permiten movimiento, si las combinas con las Bermudas de running o con los típicos pantalones de atletismo. 
Me quedé sorprendido por la comodidad de las Bermudas, porque normalmente siempre llevaba mallas para correr por el roce con los muslos, pero con esta prenda puedo ir más fresco y sin roce alguno, el tejido es súper suave y elástico y lo aconsejo al máximo para correr.
http://www.taymory.com/es/taymoryshop/running-319


Y acabamos con la sección de Triatlon, monos para todos los gustos y para todas las distancias, importantes innovaciones con el T60.5 y el dos piezas T600 en la larga distancia, con los tejidos AEROSKIN, AEROHOLE en las mangas y el AEROLIGTH, una pasada de ajuste en el cuerpo.
Este año yo voy a usar el modelo del T60.5 Iceberg y las dos veces que he competido con él, puedo constatar que te despreocupas de lo que llevas puesto y eso es bastante, porque hay ropa que te puede ocasionar roces y en larga distancia se puede hacer muy largo el suplicio de un corte por la ropa.

También encontramos monos para media y corta distancia del tipo del T150 #corporate



sábado, 6 de febrero de 2016

KONA, LA MECA DE LOS SUEÑOS

SUEÑO CUMPLIDO
Se consiguió el objetivo de los últimos dos años, se bajó el telón de una temporada que, en lo personal, se puede decir que ha sido la mejor temporada de mi vida deportiva.
Todo comenzó en 2007/08.
            Mi vida era sedentaria, nada deportiva, comencé a cuidarme, a descubrirme, a ponerme a prueba.
Echando la vista atrás, me doy cuenta que lo principal para practicar triatlón y más concretamente, la larga distancia, lo tenía, y no era otra cosa que una cabeza muy dura, que cuando se propone un objetivo, hace todo lo posible por conseguirlo.
Así fue como un veinteañero con más de 100 kilos de peso, comienza a convertirse en lo que será años más tarde un IRONMAN.
Las primeras personas que marcan mi camino son J. Aznar, el gran Dian, D. Martínez y por supuesto J. Baena, que fue mi primer entrenador, de ellos aprendo los valores que se adquieren practicando este deporte y sobre los que se asienta mi vida.
Comienzo paso a paso, cumpliendo todos los plazos y todas las distancias desde el triatlón sprint pasando por el olímpico, y topándome en 2010 con la media distancia,  donde encontraré a un grupo de amigos, los TJT, que van a  hacer que en mi cabeza comience a surgir un sueño común, competir en el IRONMAN WORLD CHAMPIONSHIP en Kona (Hawaii)
Creo que fue ese momento el punto de inflexión que hace que replantee la situación, cambio de entrenador, confío mi preparación a Fátima Blázquez, que durante estos 5 años ha puesto sus conocimientos y su paciencia marcando los pasos a seguir, porque como me ha repetido mil veces, “las cosas se consiguen paso a paso”.
Y así sucede, es en el 2013 cuando en media distancia consigo un tercer puesto en el Campeonato de España en GGEE y aparte de ganar pruebas locales  y provinciales durante estos años, en 2015 consigo ser campeón andaluz de media distancia en GGEE y quinto absoluto.










El objetivo principal seguía siendo Hawaii, Y así planificamos la temporada, con la vista puesta en el IM Kalmar (Suecia).

Y fue allí, en

Kalmar, un sitio espectacular para una carrera espectacular, donde conseguí mi Slot para Kona.

A partir de ahí quedaban 2 meses escasos para recuperar y afrontar el Campeonato del mundo.
Y sin tiempo de asimilar nada, por la rapidez de los acontecimientos, me encuentro bajando del avión en el puerto internacional de Kona y comienza la cuenta atrás.



PRIMERA TOMA DE CONTACTO
La primera semana, la previa al día D, la paso entrenando  fácil conociendo sitios por donde pasaremos en carrera y aclimatándonos. El desfase horario, unido al calor  y la humedad, hacen que las primeras horas en la isla no sean fáciles, procuramos comer lo mas parecido a lo que diariamente lo hacíamos en España, es esencial que el cuerpo no sufra los cambios del viaje.
La primera noche estamos invitados a una barbacoa en la sede de la marca de bicicletas ARGON, donde nos juntamos con una buena parte de los españoles que nos hemos clasificado este año para Kona, el trato allí fue exquisito.
El coincidir con buena gente, el poder hablar, intercambiar vivencias, impresiones y alguna que otra broma, es algo que te nutre, que hace que tu experiencia en el mundo de triatlón no sólo sume, sino que se multiplique.  Este año ha sido el año en que ha habido mas representación española en Kona y eso deja ver que la gente se lo está tomando muy en serio, ya que la clasificación se vende muy cara.











MOMENTOS INOLVIDABLES
La natación matutina en el Pier, la zona donde se nadará en carrera, es una de las cosas que más echaré de menos. Las salidas por la Queen K con la bici y los rodajes por Alii Drive con J. Albizuri, las quedadas con los “Argonautas” o con la family 226ERS, hacen que mi primera vez,  y espero que no la úlima en kona, haya sido especial y haya marcado mi vida.


Sin darte cuenta la semana pasa, se convierte en la semana más corta y enseguida estás en la noche previa, esa noche en la que realidad e imaginación se van a entremezclar para que no seas consciente de que estás viviendo tu sueño. Ya en la cama, antes de quedar dormido, pienso que he venido a disfrutar pero también sé que voy a sufrir, ¿Qué contradicción verdad? Encontrar satisfacción en el sufrimiento.
El Ironman de Hawaii lleva al límite tu resistencia física y mental no sólo por las distancias a cubrir, si no por las condiciones inhumanas de la isla, las altas temperaturas y el viento –“es como correr en un túnel del viento metido en una sauna” J. Frodeno 2014, hacen de esta prueba la mas exigente a nivel mundial.

Aparte durante las 10 horas, alimentas el cuerpo a base de geles, barritas y sales, por lo que es importante entrenarlo antes y utilizar una marca, en mi caso 226ERS, lo mas natural posible y que te aporte justo lo que necesitas, aun así, es normal una perdida de peso de entre 5-7kg. Pero aunque planifiques, ese día, el cuerpo dicta y tú obedeces.

LLEGA EL DÍA 

Me levanto a las 3:30 de la mañana, y comienzo desayunar, con una conversación distendida, sin la tensión de otras carreras, mi meta era disfrutar dándolo todo.
Una vez en la transición y con todo preparado veo la salida élite masculina y femenina, lo nervios se dejan sentir, pero estoy preparado y mentalizado para lo que se avecina.
En natación me coloco a la izquierda de la salida, con el fin de intentar evitar los primeros aprietos, pero no, es tanto el nivel y la competitividad que, nada más salir y durante unos 500 o 600 m, la tensión es máxima y hay bastantes forcejeos en el agua. Sufro patadas y manotazos, tanto que me quitan las gafas dos veces literalmente de la cara. Nunca había nadado con tanta tensión, pero cuando pasamos el giro y volvemos hacia el Pier, se producen mas tirones y acelera el ritmo.
Salgo del agua y cojo la bici, tenía claro lo que debía hacer, marco mi rimo, sé que los primeros kilómetros pueden parecer sencillos y eso te da confianza, pero al final son 180 km y eso se nota en las piernas. Esa es la tónica hasta el cruce de Hawi, devuelta por la Queen K sigo bien, hasta a falta de 40 km y con el cuerpo la castigado por el calor comienzo el que para mí, sería el peor momento del segmento ciclista, avanzo poco, hay viento de cara y sobre todo un calor que sube por las manos y brazos agobiante, aumento de ingesta de sal y consigo no ir a menos, noto mejoría y llego a la transición con la incógnita de cómo se va a dar, el que será, el maratón de mi vida.
Nada mas salir a correr siento como voy bien, mi ritmo no duele y no voy parado, llego a emocionarme comenzando a encarar Alii Drive, quedaba solo el maratón para ser finisher, pero iban a ser 42,2km de apretar los dientes y de dominar tu cabeza.
Las piernas comienzan a molestar en el giro de Alii Drive (7,5km) y comenzamos la lucha interna, contra el cuerpo que pide ya que se acabe aparte, el calor es horroroso, no corre apenas viento y el cuerpo esta ardiendo.
Llego a la subida de Palani y afronto los 14km de ida hasta el Energy Lab debajo de un sol abrasador, allí no hay sombras, estamos de nuevo en la Queen K y aquí se va a hacer la autentica criba de la carrera.
El cuerpo ya no sabe, no entiende, sólo sobrevive, sí, como si de una situación a vida o muerte se tratase. Veo como hay personas que lo están pasando muy mal. Procuro intentar marcar pequeños objetivos, llegar de un avituallamiento a otro, para refrescarme etc. Ese es el premio que se lleva mi mente cada vez que cumplo una milla y sólo así, dividiendo en pequeños objetivos alcanzables la carrera, van pasando los kilómetros y me planto en la bajada de Palani antes del giro para encarar Alii Drive, dónde está la recta final hasta la meta,  la que tantas veces has visto en tus sueños y has vivido ficticiamente, y que ahora, es tu realidad.
¡¡SUEÑO LOGRADO!!





¿Y AHORA QUÉ?

Esa pregunta me la han hecho desde que acabé y digo bien, me la han hecho, a mí nunca se me ha pasado por la cabeza el dar por terminada una etapa o sentir que ya no hay objetivos que cumplir. 
¿Después de HAWAII qué?
Pues después de Hawaii toca seguir trabajando por cumplir nuevos retos, probablemente y casi seguro uno de mis objetivos sea volver a vivir la experiencia, pero también hay otros importantes, me encantaría poder subir a un podium nacional o autonómico, me encantaría poder llegar a un podium de una prueba Ironman en mi grupo de edad y para eso hay que seguir trabajando, seguir sumando minutos de darlo todo y disfrutar sabiendo que por mi parte no va a quedar, lo que venga bienvenido será.

Me gustaría agradecer a todo los que me han apoyado en la consecución de este sueño, empresas, particulares y personas que han estado ahí en todo momento, ¡GRACIAS!

jueves, 26 de noviembre de 2015

¿QUÉ TOMAR DURANTE UN IRONMAN?

Parecería que no, pero igual que para jugar al fútbol o baloncesto hay una estrategia, para correr triatlón también la hay, no basta con salir al ruedo y dios dirá.
No hablo de mejorar la técnica de nado, ni la de carrera, no hablo del posicionamiento en la bici, son cosas importantes sí, pero no puedes cuidar unas cosas y dejar de lado otras, estamos hablando de la alimentación, de la nutrición como un arma poderosa, que si llegas a dominar puede hacerte muy fuerte, al igual que si no la cuidas, puede hacer que hayas perdido el tiempo.
Cuando hablo de un plan alimentario no se trata de algo que se haga solo ese día que compites y que pretendes darlo todo, tú estrategia tiene que formar parte del entrenamiento diario, no tiene que ser una dieta, sino un estilo de vida, una forma de pensar y de hacer.
Es por eso por lo que durante el año, en cada comida del día intentó cuidar los detalles, no me refiero al peso de cada cosa que como, me refiero a la calidad del combustible que le estoy dando al cuerpo, solo con calidad van a poder salir los mejores entrenos, y solo haciendo los mejores entrenos voy a conseguir una mejoría grandísima con el mismo esfuerzo.
 Esto no lo cuidaba hace unos años, y han sido las personas que me han entrenado las que han ido cambiando mi forma de pensar en este tema.
Pero al igual que intentó tener siempre alimentos lo más naturales y ecológicos posible en casa, también llega un momento en la vida de un deportista, sea cual sea su nivel, que llevas al cuerpo a un gran desgaste, y si no lo mimamos, se nota. Es por esto por lo que aparecen en la dieta los SUPLEMENTOS NUTRICIONALES, que son eso, suplementación a ese combustible que necesitamos y que va a hacer que lleguemos más lejos.
Está la creencia popular de que tomar suplementos es doparse, y ahora no, pero no hace tanto, si te veían tomar un batido en un bote de mezcla eras poco más que un bicho raro y así te miraban.
Pues bien, la suplementación hace que la falta de nutrientes que tienen los alimentos de hoy día (hay que tener en cuenta que un tomate no puede ser el mismo si se deja crecer solo o se le acelera el crecimiento artificialmente) hay que reponerla, nada más que los químicos que llevan las carnes o las conservas para que sean duraderas en el tiempo hacen mucho daño en el organismo. Por lo tanto, no creo que la suplementación sea mala, siempre en su justa medida, como todo, y si creo que puede ser beneficiosa y hasta necesaria.
LA REVOLUCIÓN:
Desde hace dos años aproximadamente comencé a consumir los productos 226ERS, no sé si esto pudo ser determinante, pero coincide con un punto de inflexión, comienzo a obtener buenos resultados y a crecer como triatleta.
Gracias a mi entrenadora, confío en una marca relativamente nueva, fundada en 2010, cuyo responsable es un triatleta como yo y que sabe lo que es necesario para competir y entrenar, básicamente me dejo llevar por eso, pero analizando poromenorizadamente la linea de productos, te das cuenta de que están pensados por y para el triatleta o deportista de fondo.

226ers en casi todos sus productos  (excepto el SALTS que es un compuesto mineral) utilizan la amilopectina como hidrato de carbono (HC) por execelencia, ya que se trata de un HC de rapida absorción intestinal y de bajo índice glucémico lo que permite por un lado una rápida disponibilidad de energía y por otro lado evita la aparición de los temidos picos de insulina.
En 226ers utilizan sabores, colorantes y aromas naturales, cosa que hace sus productos más apetecibles ya que simplemente por el olor reconoces el sabor de lo que vas a tomar, saben bastante bien (el limón sabe a limón, el chocolate a chocolate y la vainilla sabe realmente a vainilla) y se digieren sin ningún problema. Personalmente mis sabores favoritos son el fresa y el chocolate, y estoy a la espera de probar el café irlandés del K-Weeks, ya os contaré.
Más motivos por los que pensar lo que he comentado antes, que es una marca hecha por y para los deportistas es que en sus productos se cuida claramente la proporción idónea para los deportes que practicamos, por ejemplo: el RECOVERY DRINK mantiene una proporción de HC y proteínas de un 50%-50%, para sobrecargar lo mínimo nuestras reservas de glucogeno ya que supone que los deportistas de fondo ya ingerimos los HC de forma habitual. También lo vemos en las ENDURANCE BAR, en las que prescinden de envoltura para poder manipular las barritas sin problema y sin que se queden las manos pegajosas y en los GELES, vemos que se presentan en un plástico rígido, lo que hace que podamos tomarlos más fácilmente, e incluso dejar a mitad uno y volver a guardarlo.

Los productos 226ers se complementan perfectamente porque vemos que las propiedades y nutrientes de las bebidas hacen que se puedan tomar conjuntas o una a continuación de las otras, ejemplos de combinación:

- Isotonic drink + Recovery drink (durante el ejercicio isotonic drink y después recovery drink)
- Energy drink + Isotonic drink (las dos durante el ejercicio ya que el energy drink es hipotónico y no se produce exceso de acumulación de sales minerales en el estomago cosa que dificultaría la digestión).
- Energy drink + Salts (la hipotonicidad del Energy drink misma combinación de antes)

Por todos estos motivos confíe en los productos para ser mi referente en el día D. Claro está que no llegas a un ironman y haces algo nuevo, mi plan de alimentación esta practicado y retocado mil veces antes de la prueba, siempre procuro tomar 1h antes de cualquier prueba un RECOVERY DRINK, así me aseguró que hay gasolina en el organismo, aparte me preparo un bote con sales, personalmente prefiero el sabor frutas del bosque de 226ers y las mezcló con una cucharada de café de creatina. Esto lo tomo hasta la salida, aproximadamente medio bote y el otro medio lo dejo en la transición para beber nada más salir del agua.
En el tramo de bicicleta uso las ENDURANCE BAR, uso distintos sabores para cambiar la sensación en el paladar, en bicicleta van a ser muchas horas y quiero variedad, y geles, alternando cafeína con geles normales. La proporción es de 30' en 30', una vez media barrita y otra un gel, así hasta el final de la bici. Claro está que es algo personal, que otras personas prefieren solo alimentarse de gel, pero para mí, psicológicamente y siempre me ha ido bien, el tomar y masticar algo sólido me da la vida, como digo, cuestión de gustos, a todo esto hay que sumar el aporte de la ENERGY DRINK SUB 9, que me parece un acierto de cara a la larga distancia.
Ya una vez en carrera, solo hago uso de GELES, alternando los de cafeína en puntos importantes del maratón con los que llevan sodio y con normales, todo cada 20' aproximadamente, aparte llevo las nuevas salt sub-9, cápsulas de sal, reforzadas ahora con gengibre, para evitar los problemas de estomago y más carga de sodio y magnesio bajando la proporción de potasio que llevan las SALT ELECTROLITES para evitar, en esfuerzos de larga duración como un ironman, que nos den calambres y tengamos que parar.
Os dejo el enlace a la página de 226ERS por si queréis recabar más información acerca de todos sus productos.
http://www.226ers.com


Espero que os haya gustado esta entrada y sobre todo, que sea útil si hay alguna duda sobre qué tomar o si verdaderamente es importante el planificar un ironman o cualquier prueba desde el punto de vista nutricional.



jueves, 12 de noviembre de 2015

Cuando un sueño se hace realidad...

Este fin de semana, en la ciudad sueca de Kalmar, me he clasificado para el Campeonato del mundo Ironman  que se celebrará el 10 de octubre en la isla Kailua Kona de Hawaii. El acontecimiento mas importante si hablamos de este deporte, donde tod@s quieren ir y donde se empezó a forjar el triatlón.

Aun estoy en shock, no me puedo creer que de los miles de personas que tomamos salida ayer, sea yo precisamente, uno de los que lo han conseguido.
Todo empieza el martes, cuando una expedición de 8 personas, de las cuales 5 haríamos el IRONMAN, tomamos el avión con destino a Estocolmo desde Málaga, cada uno con sus objetivos y sus sueños.

Llegamos a Skasvsta y viajamos en coche hasta la ciudad de Kalmar, y de ahí hasta nuestro cuartel general en la isla de Öland, un camping muy curioso y cómodo donde hemos tenido nuestro retiro espiritual, nuestros días de asimilación, de charlas, de buenos momentos, hasta el día clave, el 15 de agosto.

Siempre tendremos en el recuerdo esos días previos de comidas y cenas en común, de parchís con cafelito a media tarde y de emociones cruzadas, sobre todo con las palabras que nos dedicaste, Gabi a tod@s los que estábamos allí, eso nos hace más fuertes y nos une en este objetivo. ¡¡¡Grande Family!!!

La verdad, que estos días de concentración han sido de mucha ayuda para afrontarlo todo mucho más tranquilo, sin nervios, todo estaba hecho, solo había que descansar, cuidar los últimos detalles y sobre todo, asimilar lo que se venía encima.

DÍA D.
Ya el día de la competición salimos de las habitaciones para desayunar a las 4am, hora temprana, pero al ser la salida a las 7am no había otra que pegarse un madrugón. 

Después salimos camino a Kalmar como a las 5 mas o menos, con el fin de que no se nos echara el tiempo encima con los preparativos en la zona de boxes, una vez allí ultimamos y bajamos hacia donde comenzaría la carrera.  Hay un gentío impresionante, música a toda pastilla y un mar, el Báltico, que nos esperaba para comenzar.
NATACIÓN 
Nos organizan de manera que hay cajas de tiempo, de 50-1h, de 1h-1h10'... Y así hasta las 2h de corte que hay en el agua. Me coloco el primero de la caja de 1h, mis tiempos en anteriores IRONMAN han sido de 1h07' y 1h03', y aunque creo que he mejorado bastante, soy mas o menos prudente y me quedó cerca de la cola de 50', pero en mi grupo. 
La salida al agua es extraña, tenemos que correr por un pasillo y bajar unos escalones para llegar al agua, pero aún así, se hace limpia y sin peligro. Una vez en el agua, intento colocarme en un buen grupo, la salida es estirada, pero me resulta fácil el ritmo que se lleva, ahí es cuando dudo del grupo en el que estoy, aunque ya es demasiado tarde para acelerar e intentar coger otros pies más rápidos, daba igual, un IRONMAN es muy largo y cualquier error de cálculo se puede corregir mas adelante.
Sigo nadando fácil, a veces sin esfuerzo, el recorrido de natación es complicado, vuelta por aquí, giro por allá, el mar, muy revuelto y trago de agua mas trago de agua, menos mal que el Báltico se caracteriza por tener poca concentración de sal, que si no... Jaja.

 Sigo teniendo sorpresas en el tramo de nado, el gorro se me esta saliendo y como pare, se me echan encima unos cientos de personas, en cada giro había como 9 pies pateándote las manos, y otras tantas manos detrás hundiéndote las piernas, así que no queda otra que marcar territorio a base de patadas, y así llegamos a la zona más estrecha de nado, pegando al embarcadero, donde los puentes están llenísimos de gente animando y el suelo muy alto, tanto que tocamos roca durante algunos metros, deseando que acabe el agua llegamos al ultimo apretón, antes de salir para la zona de boxes y recoger la bici para salir a por la segunda de las disciplinas de hoy. 
Miro el reloj y 1h01', súper buen tiempo, aunque habiendo cogido mas intensidad en otro grupo hubiera acabado en menos de 1h casi seguro, al menos no ha habido mucho desgaste y comienzo la bici fresco y bien.
CICLISMO
En el segmento ciclista salgo muy suelto y apretando bastante, llevaba una media más alta de la esperada pero iba a gusto, lo que más me preocupaba era el viento a rachas, unas veces soplaba de cara y otras por la espalda, pero siempre era un agobio que te iba minando poco a poco, si por algo se caracteriza Kalmar es por la ausencia de pendientes y más para mí, acostumbrado en el pueblo a subir y encontrarte con más de un repecho.
Pero ya con el viento era suficiente, quizás una pendiente hubiera suavizado esa sensación de cansancio por mantener alto ritmo de pedalada y lucha contra el viento, pero no, había que ser fuerte y aguantar con paciencia a que acabara. 

Y así fue, poco a poco van pasando los km y noto como las piernas van a todo lo que pueden dar teniendo en cuenta lo que viene después, pero decidí no escatimar esfuerzos y plantarme lo antes posible en la transición y así fue... Destrozado del segmento ciclista me bajó de la bici y comienzo a correr.
CARRERA
Lo primero que piensas cuando te bajas de la bici es, me quedan 42km, solo eso, ¡qué locura! Hay gente que entran durante todo un año o más para acabar su primer maratón y tú piensas que es poco lo que te queda... Es una locura transitoria que surge en esos momentos en los que el objetivo es tan grande que una de sus partes, por grande que sea, te parece poco.
Comienzo con un ritmo alegre, no obstante he estado todo el año preparando este momento, he mejorado mucho a pie y tenía una responsabilidad conmigo mismo en esta carrera, estaba en juego el slot. 
El circuito, de 14km, había que hacerlo 3 veces y eso, aunque menos lúdico para nosotros, es mejor para las familias y espectadores, tiene su ventaja, ya sabes lo que te vas a encontrar a cada vuelta, me cantan tiempos y me dicen que voy 8 de mi ggee, me crezco y no dejo que el dolor que llevo ya me hunda, la cabeza está fuerte y las piernas aunque no, van y van.
Como es lógico, todo va a menos, la adrenalina se va perdiendo y la segunda vuelta se hace especialmente dura. Al comienzo de la tercera, siento como con algún movimiento las piernas empiezan a dar aviso de que estamos en reserva, pero, quedaban 14 km para cruzar esa meta, seguía 8 en mi grupo y no sabia si había plaza o no, pero no quería perder ese puesto de privilegio en un IRONMAN, hacer un top ten es una pasada...
Planteaba la última vuelta, al no ver a gente de mi grupo acechando las otras dos, un poco más tranquila, pero no, comienzo a oír pasos detrás y a ver a dos de mí misma categoría detrás mía, armo de nuevo la cabeza y sigo, ya no paro ni en los avituallamientos, simplemente me dedico a coger todo lo que me hace falta y a intentar meterlo en la boca, me sorprende el hecho de que las piernas, a más ritmo, duelen sí, pero iban, y los tirones habían desaparecido, seguro que tienen mucho que ver las sales, cápsulas de sal de 226ers, que con el añadido de la gama sub 9, hacen que se eviten los calambres y sensación de dolor.
Así, sin parar, gane la lucha psicológica que llevábamos los tres en paralelo e hice que pararan a refrigerar los dos perseguidores y me encuentro a 2km de meta con la adrenalina a tope, las piernas justas y las ganas de llegar, y así pasan esos 2km por Kalmar, por el centro urbano, a todo lo que dan las piernas, la gente te lleva sola, las piernas dejan de doler, esto se acaba, entras el 8, nadie te lo quita y no te queda ni una gota más de gasolina en el cuerpo. 
Estás muy cansado y bastante fastidiado, pero orgulloso de ese trabajo, de ese esfuerzo que ha merecido la pena. Eres FELIZ



miércoles, 3 de junio de 2015

Cuando todo sale...


Cuando ves que todo va saliendo y te sientes seguro, estás bien...
Es la misma sensación que viví el año en que aprobé mis oposiciones al cuerpo de maestros, por fin con plaza, después de tantos años de estrellarme contra la suerte, los puntos, etc. 
Recuerdo que en esas ultimas oposiciones todo se dio, desde el primer día, desde el primer momento, recuerdo como se iban alineando los astros y todo fluía con naturalidad, enseguida tuve la sensación de que ese año era el mío, y efectivamente, porque no solo es la preparación que lleves, ya que cada año iba lo mejor preparado que podía y sabía, y nunca se daba, sino también ese factor X que acompaña o no acompaña y que acaba marcando las diferencias.

Pues este año, por lo que sea, bien por la acumulación de temporadas de entrenos que van dando su fruto, bien por ajustes en algunos aspectos que se pueden considerar imprescindibles, por tener la fortuna de estar rodeado de gente que hace que todo sume o simplemente por tener la suerte de no enfermar o no lesionarte gravemente... el caso es que vuelvo a tener esa confianza y esa seguridad del que sabe que lo tiene todo consigo y eso, te da puntos.
En ese factor X iba pensando mientras calentaba para comenzar el segmento de natación del que era uno de mis objetivos de esta temporada, el Campeonato de Andalucía distancia Medio Ironman en Sevilla. Mientras estábamos con movimientos articulares, charlas entre triatletas, etc. Solo se oía por megafonía, - dorsal número... su rueda ha reventado debido al calor, y yo pensaba, uf si revienta ahora mi rueda se acaba el sueño, se acaba todo por algo que no está en tu mano, pero, afortunadamente, no fue así, empezaba a tener ese factor X de aliado.
Normalmente llevo un plan o estrategia pormenorizada de cómo voy a afrontar la carrera.

Durante meses has preparado al cuerpo en entrenamientos para que tolere la cantidad de comida que vas a ingerir durante una competición, para que se acostumbre a digerir todo, cuando te estás dando una paliza, ya sea en bici, nadando o corriendo, porque al fin y al cabo, en cualquiera de las tres disciplinas estás sometiendo al organismo a un estrés muy grande y este tiene que hacer frente a todo sin fallar, rindiendo y dándolo todo.
Te has preparado para afrontar el calor, en mayúsculas, que hizo, para aguantar una natacion a ritmo fuerte, una bici dura, muy dura, con 91,8km que sobre todo en los kilómetros finales y debido al viento fuerte, hizo que muchos nos bajáramos muy tocados para afrontar la carrera a pie con sus 21km alrededor del río, pero todo iba saliendo, mi cuerpo avanzaba, no sin problemas, pero iba y para nada mal.
Mi recuerdo del tramo de natación, que constaba de 1,9km marcados en el río Guadalquivir en un circuito de dos vueltas, es de agobio en el principio, demasiados triatletas en el mismo sitio, claro está, todos queremos estar lo mas cerca posible de la primera boya (la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta) y casi todos salimos a muerte a hacernos con un hueco en la cabeza, en mi caso el objetivo es mantener un grupo que me haga gastar lo justo para salir bien colocado y con fuerzas. Así fue, después de cambiar varias veces de "socio", me coloqué en un grupo en el que iba algo forzado pero bien, con la sensación de poder aguantar lo que me echaran, acabando en el puesto 20 del agua.
Cuando te quedan 100-200m que nadar, ya vas pensando en qué hay que hacer cuando llegues a tu zona en bóxes, cómo debes de hacer la transición, para que el tiempo empleado sea el menor posible, y la concentración en ese momento es total...( hay que ponerse casco, dorsal, calcetines, tomar trago de sales, un par de gominolas powerbar) y salir corriendo para no perder puestos.

Y da comienzo el tramo de ciclismo, en el cual te las apañas tú solito con tu fuerza y tu bici contra el tiempo y contra el viento, imposible hacer drafting (chupar rueda), cosa que me encanta, porque es triatlón en estado puro, cada uno con su capacidad y su sufrimiento, gestionando sus fuerzas y jugando sus cartas.
Comienzo la bici con muy buenas sensaciones, viento en la cola y pedaleo fácil, fluido y potente, pero si llevas viento de cola al comienzo, a no ser que vayas hacia otro punto y te quedes allí, sabes que de vuelta te espera el infierno... Siendo consciente de eso y haciendo mi lectura de la carrera comienzo a pasar gente, al principio de manera fácil, extrañado de ver que se llevaban ritmos que yo consideraba que había que subir y hasta dudo un poco pensando en que a lo mejor estaba siendo poco ahorrador y que después lo pagaría, pero decido seguir y hacer caso de mis sensaciones. 
En el km 30-35 ya estoy dentro del top ten, me van cantado referencias el público que anima en los pueblos, me quedo sorprendido, top 10 en un Campeonato Andaluz, en la general, eso me da mas alas aun, me siento bien, la confianza aumenta y yo sigo, en lo que creo que es mi baza principal, la bicicleta, dándolo todo y recortando tiempo. 
Pero como esperaba, y conforme vamos encarando el tramo final de bici, la cosa se complica y el viento hace de las suyas, la fluidez sigue estando, pero a velocidad más reducida, no pasa nada, yo a mi plan, comiendo bien, bebiendo bien y así todo saldría ¡seguro! 
El cuerpo empieza a notar el trabajo fuerte desde el principio, aparecen amagos de calambres y lo achaco a deshidratación, así que me concentro en beber y equilibrar los electrolitos, sino todo iría en detrimento y lo pagaría, había que pensar en qué condiciones me iba a bajar a correr la media maratón... 
Gracias a dios no hubo ningún percance, ni mecánico ni nada parecido, ese momento de crisis se solucionó y afronté los últimos 20km de ciclismo que fueron una tortura, no recuerdo haberlo pasado tan mal desde hace años en la bici.

Y con muchas ganas, aunque bastante fundido llego a la zona bóxes de nuevo y comienza la última de las tres pruebas, la media maratón.
En principio sigo bien colocado, no sabía exactamente si séptimo o sexto absoluto, pero decido correr como me había planteado desde un principio. La bici me ha dejado bastante castigado y desde el primer kilómetro siento que los cuadriceps se van cargando y acalambrando, enseguida empiezo a ingerir gel con magnesio y potasio y a hidratarme con agua súper fresca y sales, que gracias a la organización no nos faltaron en todo el recorrido. 

Paso los primeros 5-6km detrás de Ramón Vallés, acercándome cada vez mas, pero siendo prudente y no haciendo cambios de ritmo innecesarios, consigo sobrepasarlo, lo animo y sigo a mi ritmo, poco a poco, despacio pero con buena letra. El garmin marca un ritmo de 4'06" el km, voy corriendo genial aunque no a gusto, sigo preocupado porque no he solucionado el tema de los calambres en el cuadriceps, creía que después de unos km acabaría acostumbrándose el cuerpo a la carrera a pie y soltándose un poco, pero no.
Enseguida llego al km 10, pasando de nuevo por el inicio del circuito, viendo a mas gente correr y eso me da vida, la primera vuelta había sido casi a solas con mi dolor y mi cabeza animando sin parar. Comienzo a ver gente pasándolo realmente mal, paradas por calambres, por vómito, o simplemente, porque un MEDIO IRONMAN es algo serio, una prueba que hace que lo des todo y no puedas guardarte nada.
La vida que me da el ver gente me anima a mantenerme, pero el cansancio va haciendo mella y el ritmo va disminuyendo, no es que me preocupe mucho, lo que mas me preocupaba en ese momento era el no caer en el pozo e ir muriendo poco a poco, las piernas me duelen, pero mientras tenga cada 15-20 min un gel para reponer y agua constantemente, sobrevivo y bien. 
Voy controlando y no veo a nadie delante aunque en un giro me doy cuenta que Juan Salvador Díaz me esta dando alcance, va muy fuerte y me va a coger en breve, y efectivamente, a los pocos metros me pasa como un cohete, un ritmo envidiable, imposible de contestar. 
Bueno, he perdido un puesto, ahora toca no perder mas y aguantar hasta el final, pero en un punto de avituallamiento, al haber mas gente, me paso al chico de los geles y me quedo sin comida durante los siguientes 2km, que puede parecer poco, pero que para mi eran un mundo, iba a pasarlas canutas, y la verdad que me podía haber vuelto a por un gel, pero ni me lo plantee, si hubiera parado y vuelto atrás no sé si mis piernas hubieran dicho, "hasta aquí hemos llegado" y seguí. Pero no todo se quedó ahí, de repente veo a una chica tirada en el asfalto y voluntarios auxiliándola, no se si fue debido a ese percance, pero a partir de ahí, ese ciclista que te acercaba gel o agua dejo de aparecer con tanta frecuencia y eso fue la puntilla.
Mis últimos km los hago con las piernas muertas, intentando disfrutar y saborear lo que parecía que iba a ser el final, pensando en que ya solo era cuestión de un par de kilómetros el llegar y descansar, recuerdo que me dije, ahora es cuando tienes que disfrutar estos 2km, saborearlos, que ya estas ahí. Cuando de repente, aparece justo detrás mía Agustín Bonillo, a un ritmo más rápido que el mío y encaminado a meta, inmediatamente pienso, ¿he estado cuarto y ahora quinto toda la carrera y voy a dejar que me pase? Ni mucho menos, así que igualé su ritmo, y apreté un poco, no se de donde salió la fuerza, las piernas respondieron y aunque seguía notando que en cualquier momento, en un giro o bajada me iban a dejar tirado, aguantaron hasta el final para entrar en meta a tope, sacando unos metros a Agustín y acabando muy muy cansado y exhausto, pero muy orgulloso y satisfecho con mi actuación.

Quedando en 7 posición en la clasificación del HALF Triatlón de Sevilla, en 5 posición absoluta en el Campeonato de Andalucía de media distancia y como campeón andaluz en mi grupo de edad (35-39).
 

jueves, 19 de marzo de 2015

UNA CARRERA PARTICULAR...

Mis recuerdos de esta carrera vienen desde muy muy pequeño, desde aquellos años en los que mis padres nos llevaban día sí y día también a ese Club legendario que es el Zoaime, donde pasábamos gran parte del verano jugando y donde hemos conocido a grandes personas que aún hoy día siguen en nuestro círculo de amistades.
Por esos años, ya habían titanes, porque para mi eran eso, titanes, que corrían y corrían, y llegaban hasta Caniles, que por ese entonces, en nuestras mentes, estaba mas lejos que la luna, ya que a esta la veíamos...jajaja
Recuerdo como mis padres nos hablaban de Don Antonio "El Martinicos", de Don Joaquín Guadix, de Don Isidro, y otros que seguro me dejo en el tiempo...y de como salíamos ese sábado de agosto, ya que por entonces se hacia coincidir la carrera con la celebración del bastetano ausente, que por otro lado era una pedazo de celebración que movilizaba a todo el pueblo, a la carretera de CANILES a verlos pasar y animarlos.
Pues por esa época, no hubiera imaginado que yo iba a tomar parte en esa carrera años más tarde y no solo formar parte una vez, sino en cinco ediciones con la de este año.
En este año mi objetivo era o repetir el tiempo que había hecho el año pasado o bien mejorarlo, me proponía una marca personal inferior a 1h23' que conseguí sufriendo mucho, pero no creía que las cosas iban a ir tan bien como fueron.

Tomamos la salida desde intercross, en la Avenida José de Mora, donde se agolpaba una multitud para ver como cientos de atletas, cada uno con su reto personal, tomaban salida y se ponían en marcha. 
En principio salimos fuerte, ritmos de 3'35"-3'40", pero me dejo llevar y aguanto en un grupo de lujo con Ramón Carpio, que venía de hacer una grandísima Maratón en Sevilla, Moisés, que está muy muy fuerte y Jesus, otra máquina que este año está haciendo grandes cosas. Sé que el ritmo que llevan no es precisamente el mío, pero me da igual, pienso probarme para saber qué puede pasar, quiero ver como reacciona mi cuerpo a gastar mucho desde el principio, no es una prueba objetivo, sino un test para ver el progreso en carrera a pie. Pude aguantar durante 5-6km, pero después tuve que bajar el ritmo, no mucho, pero si a una zona de mayor confort para mi, la verdad que no iba pensando en el tiempo final que quería hacer, sino en que me encontraba bien y que gestionando mis fuerzas de la mejor manera podía sacar mucho rendimiento al día.

Completo la primera vuelta al circuito y voy bien, las piernas respondiendo al 100% y con sensación de poder apretar un poco mas, aunque de repente oigo pasos detrás de mi y un grupo me coge, intento meterme en su ritmo pero me es imposible, ¡qué bien van!

Sigo a mis ritmos y hago una segunda vuelta manteniéndome, sin forzar mas, no a gusto pero si sabiendo que podía estar ahí, conforme se acercan los km finales me empiezo a sentir un poco machacados los cuadriceps y  empiezo a notar que ya no voy tan suelto, que aunque el corazón puede, las piernas dicen que el motor va a tope y que no lo fuerce.
Así llego a los dos últimos km y como en otras ediciones pego un cambio de ritmo que hace que me quede solo y que vaya mas al limite si cabe, me encanta esa sensación de ir a todo lo que das, quería dejarlo todo en esta carrera y lo he conseguido, entro en meta y mi sorpresa es grande cuando veo que el tiempo que quería hacer se ha reducido en 2' menos, acabando con 1h20' y muy feliz del resultado.
Desde aquí quiero dar mi mas sincera enhorabuena a mi compañera en el BAENA FITNESS CENTER y amiga MARIANA PALMA MURCIA. muy grande el ganar dos ediciones de nuestra media.